Amar (Te)

Sorbo a sorbo.

Tristeza o soledad
-no sé si es lo mismo-.
Detengo las ganas
de romper a la carrera.
Me sumerjo en tus palabras…

Tenemos la palabra,
la mística palabra
que salva el equilibrio;
que protege del pasillo
despeñadero hacia la nada.
Por la palabra sabemos
que el otro es humano y siente:
“te amo”, “te odio”, “te anhelo”.
¡Cuánto te anhelo!
Cada una es un paso
hacia el inmenso
alfabeto del mundo.

Contradictoria,
justifica, incluso,
lo que no aceptamos en nosotros.
Tras ellas
se ama al otro por lo que es,
por el proyecto de vida
que representa para sí mismo;
se ama por comprensión,
por absoluta comunión
con sus pasiones.
Por el proyecto
universal y único
que carnaliza:
por su irrepetible composición
de polvo de estrellas.
En definitiva, por la palabra,
se ama la esencia más desprotegida.
Por admiración
de los pocos gramos que exhalará
en el aliento cuando,
ojalá nosotros,
despidamos con palabras,
“Feliz regreso al origen, Amor mío”.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

La Vida adora lo incierto

Albas noches, negros días,
tiene el futuro encubiertos.
Absorta en su lejanía,
ajena a todo tormento
-casquivana nadería-
la vida adora lo incierto.

Absurdo polvo de estrellas
o material de los sueños…
Ambas cosas a la vez.
Grandeza;
cuna de dioses pequeños.

Pasa y duele su elegía,
como se duelen los huesos
-indiferente agonía
de piedra menuda y muerto-
que yacen en cantería,
cuando va a cambiar el tiempo.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Esa boca, decía.

Mientras espero, rezo
porque esa boca,
sensual y libre,
exquisita de palabras y textura,
la que se mueve con aritmética perfecta
modulando los sonidos
que calman la más íntima ansiedad de mi espíritu,
después de calmar mi cuerpo.
Esa boca, decía,
no cambie las coordenadas,
ni altere sus derroteros;
no mire los guiños
de otros puertos poderosos, elegantes
(New York, Amsterdam, Shanghai…
la mítica rada de Alejandría)
sino que persista
en la piel
que se ha dibujado en mapas para acogerla;
para contener,
en bonos de fantasías canjeables,
todos los rincones que aquietan la belleza del Planeta.
Íntimos, confortables, discretos…
Nuestros.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Polvos de Estrella

Sus vidas corrieron en paralelo porque habían nacido de la misma estrella; hijos de un único resplandor del Cosmos, solo usaron los medios humanos para llegar al último rincón sin explorar.
Uno engendró al otro por pura estrategia. Era la mejor manera de prolongarse en la Tierra, más allá de la esperanza de vida de una generación (humana).
Así, aquel nació primero y, pacientemente, esperó su momento de madurez para engendrar al otro.
Cada gesto mutuo fue pretendido. Buscado y conseguido con descaro e inoportunidad, se diría que con desprecio hacia la condición material. O, al menos, así lo apreciaban quienes intentaron aplicar la razón frente a ellos.
Parecían a veces alejarse. Casi entregarse maltrato -polvo de estrellas encarnado, cumpliendo funciones, ignotas, para cada partícula de su ser-. Ensayando dureza y ternura como puro juego de aprendizaje. Como experiencia curiosa, imposible -y necesaria- sin esta encarnadura.
Nada quedó escrito de sus vidas. Sí los rostros, en cierto modo inefables, por esquinas de ciudades que no los comprendieron; de bosques que admitieron su presencia; de trozos de olas que les regalaron espuma.
En algunos corazones dibujaron caricias, como en cuevas primitivas plasmaron otros emoción por la belleza. A quienes esperaron fidelidad les entregaron lealtad; al exigírseles respeto, devolvieron pasión por lo admirable.

Así fue.

Planeta Tierra, algunos años después, junio 2007

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

En mitad del otoño

 

032

Me siento desechado
por el desagüe que sume
las turbias ilusiones;
por la cuneta que arrastra
el agua que no bebo.
Como el aire post mortem
en el pecho del difunto,
o el último trago de vino
que no llegó a la sangre.

He donado a la ciencia
todas las emociones,
incluida la tristeza
que encubren las palabras.
Todo es vuestro, ¡oh jaurías
en despachos oficiales!
También este suspiro
que nadie me recoge,
-que apenas me conmueve-.

Se aproxima la hora
de lavar los pinceles
y que valoren otros
si la obra está acabada.
Me acepto responsable
del trazo, del boceto…
El resto, fue la vida,
quien manejó mi mano.

Publicado en Uncategorized | 1 Comentario

Como debe ser

img_0688

Ya sabéis que noviembre es el mes en que la “Puerta permanece abierta”.
Acaba de volar de mi patio un Mirlo. Son cómicos adorables, y músicos exquisitos, que vienen a comer los restos del pienso que siempre dejo, como “Parada y Fonda”, a los gatos del barrio.

Al verlo elevarse en su negrura, en esta hora final de luz de día, lo enlazaba con la “Puerta de noviembre” y recordaba intensamente a ese -adorado, cada día más- tío carnal, único en mi caso -corta familia-, que ofició de demiurgo en todas mis experiencias de pubertad.
El primer cigarrillo, el primer “Cuba libre”. Las primeras trasnochadas, el primer amanecer. El primer contacto carnal -claro, cómo no-, después de las primeras advertencias: “No me falles, sobrino”.
Todo recuerdo de iniciación está ligado a él; “todo lo que un hombre debe saber para ejercer de hombre”, me llegó de él. Conocer el vino, evitar las pendencias, abrazar a un amigo, besar a una mujer.

Fue, el hermano pequeño de mi madre, ese familiar que te quiere, no estando expresamente obligado, sabiendo verte sin extrema exigencia ni tiernos miramientos.
Quizá me observó demasiado “educado”, demasiado protegido -demasiado ingenuo, demasiado expuesto- y puso los medios para evitarlo. Compensó tanta misa de domingo con muchas madrugadas de sábado para que el ángel y el demonio tuviesen las mismas oportunidades, como debe ser.

Tal que todos los amados de los dioses, murió joven.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Tristitia post coitum

029

Hay días que no sé con qué vestirme.
Entonces me quedo tan desnudo como un recién nacido o como deberíamos ir todos al encuentro con el Padre.
Es verdad. Hay días que no tengo qué ponerme, ni jabón para lavarme. Ni pan que besen mis labios, ni vino que tape una pena.
Hay días que los surtidores no me sirven gasolina, me cierran la puerta los bares y las librerías, las místicas librerías, bajan la persiana cuando se acerca esta sombra ágrafa.
Días tan oscuros que el banco no quiere mi dinero.
Son días en los que el sol no me ilumina, la luna no quiere verme ni se enciende los luceros para mí.
Hay días, no son tantos pero, “hay días”, que el perro no mueve el rabo, la puerta desconfía de mi llave y la cama, solo me admite, si me vuelvo ovillo ante sus pies.

Después, las horas pasan y amanecen otros.

Pero aquellos, que no fueron míos, se van perdiendo para siempre.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario