En mitad del otoño

 

032

Me siento desechado
por el desagüe que sume
las turbias ilusiones;
por la cuneta que arrastra
el agua que no bebo.
Como el aire post mortem
en el pecho del difunto,
o el último trago de vino
que no llegó a la sangre.

He donado a la ciencia
todas las emociones,
incluida la tristeza
que encubren las palabras.
Todo es vuestro, ¡oh jaurías
en despachos oficiales!
También este suspiro
que nadie me recoge,
-que apenas me conmueve-.

Se aproxima la hora
de lavar los pinceles
y que valoren otros
si la obra está acabada.
Me acepto responsable
del trazo, del boceto…
El resto, fue la vida,
quien manejó mi mano.

Anuncios

Acerca de Manuel J.

No cambiaría el sueño de una noche de verano por todos los placeres de la heroína.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a En mitad del otoño

  1. ISA dijo:

    Estás prolífico…
    No sé si eso es bueno o malo.
    Extraña melancolía que roza la soledad más absurda y, al verso siguiente, la levanta…
    Es como si la vida solo pudiera SER al borde de la muerte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s